Make your own free website on Tripod.com
 

Expedición a Picachos
Crónica 

EL ASCENSO A PICACHOS

Mi nombre es Enrique Vargas Maldonado, soy el Presidente de la Asociación de Excursionismo, Montañismo y Escalada del Estado de Nayarit.

Hace tres años que escalamos uno de los picos de Picachos, fue uno de los mas chicos, Picachos cuenta exactamente con cuatro picos, tres de los cuales miden entre 100 y150 m, pero hay uno que es el mayor, mide aproximadamente 200 m desde entonces había soñado con escalarlo algún día y como dice un dicho mexicano "no hay plazo que no se cumpla".

 

Por fin ese día había llegado, planee la salida que sería los días 2,3 y 4 de Noviembre del año en curso y les avisé a todos los de la banda.

Integrantes de la Banda:

Isaac Enrique Vargas Arrambide, Oscar Vargas de la Mora, Gilberto Ramos, Héctor Castañeda y Ulises Vargas, estos dos últimos ya han salido con nosotros aunque no saben nada de técnicas saben escalar y son aguantadores, además son de la familia.

Se nos unieron en la Expedición  Raúl y Daniel Meza Maldonado y Omar Guzmán Valenzuela, éstos dos últimos apenas habían terminado el curso básico, Raúl no sabe ni hacer nudos pero es bueno para escalar, para nosotros estos tres eran los novatos, no sabían lo que les esperaba, y en total junto conmigo éramos 9 los que participaríamos en esta gran Aventura.

Viernes 2 de Noviembre el gran día.

Nos reunimos para la partida afuera del Gimnasio Niños Héroes, hasta eso todos fueron puntuales, Daniel que apenas tiene 12 años me comentó que no había podido dormir de la emoción así es uno cuando es novato, salimos exactamente a las 5:15am nos llevó mi hermano Miguel en su pick-up.

 A esa hora estaba haciendo mucho frío pero al parecer a nadie le importo lo que queríamos era llegar hasta donde entra la troca para empezar a hacer la caminata, que hasta ese momento nadie sabía cuanto iba a durar, llegamos al poblado las Blancas que se encuentra rumbo a la Presa de Aguamilpa km 31 carretera 011 a las 6:20 aprox.; ahí dividimos carga para que todos fuéramos en iguales condiciones de cargados. Mi hermano nos dejo ahí, se retiró ya cuando nosotros empezamos a caminar, ya habíamos quedado con él que nos iba a recoger el día Domingo a las 7:00pm.Sólo caminamos como 20 minutos cuando hicimos el primer descanso siempre es así, mientras el cuerpo se va a acostumbrando y empieza a agarrar la onda, a mi lo que me preocupaba eran los novatos ya que se les veía muy serios, ya no reían como antes, y pensé todavía faltan como 8 horas de camino haber si aguantan, inclusive llegue a arrepentirme de haberlos invitado, pero ya era demasiado tarde ahora solo era darle para adelante, de ese descanso caminamos como una hora e hicimos el otro descanso que fue en un panteón, siempre lo hacemos ahí porque hay mucha sombra y ahí los novatos ya estaban con una, cara mas contenta, me alegré de verlos así.

 Ese era un buen síntoma de que estaban bien, además de aquí se empezaba a ver de lejos el pico mas grande de Picachos,  saqué mis dos cámaras y empecé a tomar película y a sacarle fotos al pico, los novatos estaban emocionados no daban crédito a lo que veían: ¡ el pico  se veía enorme !. Descansamos y Raúl sacó algunas nueces y comimos todos unas pocas y continuamos con la caminata, las siguientes veces solo nos paramos para refrescarnos un poco y cargar agua ya estábamos por llegar al ultimo ojo de agua cuando el reloj marcaba las 4:30pm.

Cuando llegamos al ojo de agua cargamos cuatro galones, los cuales nos fuimos turnando entre todos hasta llegar al sitio donde escalaríamos. Para llegar a la base del pico mayor de Picachos, inicié la escalada era una pequeña cañada donde iba agarrándome de las ramas de los arbustos para no caerme, ya que el peso de mi mochila que era de aprox. 20 kilos me jalaba hacia todos lados, les puse una cuerda para hacerles mas fácil el ascenso y seguí hasta toparme con una pared de roca de aprox. 30 m, misma que ya estaba equipada con placas que yo mismo había instalado el año anterior.

 Esperé a que llegaran los demás y les expliqué lo que tenían que hacer; le pedí a Gilberto que me cubriera porque iba a puntear con todo y mochila él dijo - ¡ está cañón ! - le dije que si no lo hacía así, se nos iba a hacer mas noche. Empecé mi ascenso el cual había veces que no podía ni levantar la pierna por el peso de la mochila y hubo ocasiones en que estuve a punto de caerme, ¡ como siempre disfruté esos momentos !, son esos momentos en que estas a punto de caer y te salen fuerzas de yo no sé dónde pero te mantienes en lucha, así soy yo.

Por fin llegué y fijé la cuerda y por radio les avisé - ¡ ya pueden continuar ! cuando esto sucedió ya estaba oscuro así es que saqué mi linterna y el machete y empecé a abrir camino hasta que llegué a un lugar un poco parejo para montar el campamento base: se oían gritos y risas y por último se escuchó algo que cayó y todos gritaron que Omar uno de los novatos había perdido un galón de agua y se le había ido al fondo del barranco con todo y pan Bimbo que traía atado a el, pero bueno cuando llegó estaba triste y le dije - ¡ qué bueno que fue el agua y no uno de nosotros ! y esto le levantó el ánimo, porque los demás lo traían a carrilla, eran las 7:00 PM cuando todos estábamos limpiando el campamento para pasar la noche Oscar y yo sacamos las hamacas a la que todos juntos muertos de envidia nos dijeron - ¿ por qué no nos avisaron que en el campamento se podían poner las hamacas ? yo solo me reí. Cenamos una maruchan cada uno y nos dispusimos a dormir ya que en la mañana muy temprano empezaríamos a armar la ruta para llegar a la cima.

Sábado 3 de Noviembre LA REALIDAD.

A las 7:30 AM nos despertamos y prendimos la fogata para cocinar nuestro almuerzo huevos con chorizo, era un desayuno muy sabroso, después nos alistamos para empezar a perforar esa montaña tan alta, nos llevamos el equipo al lugar donde se empezaría a subir,  me puse mi arnés y me colgué el taladro y todo lo que necesitaba y le dije a Gilberto -  ¡cúbreme! , porque iba a empezar a abrir la ruta, ésta se abriría de punta ya que el pico no tiene ningún acceso por otro lado. Empecé a escalar y a los  tres metros  perforé y fijé la primera placa y me anclé a ella, en la segunda placa tuve un mal agarre y por poco caigo  hasta el suelo  ¡ la verdad ya estoy acostumbrado a eso!, lo bueno es que no sucedió nada. Fijé la segunda placa hice el mismo procedimiento y cuando iba en la cuarta placa que por cierto hasta ahí ya iba un poco fatigado porque la ruta estaba mas difícil de como yo lo creía y además las gatas ya no las aguantaba, ya anclado a la cuarta placa descansé un poco de mis pies entonces me dijo Gilberto - yo quiero seguir abriendo,  le dije - no hay problema .

Pero ahora íbamos a poner en práctica otra técnica, él subiría hasta que se fijara bien y entonces  con  la otra cuerda que Gilberto traía atada atrás de su arnés yo le enviaría el taladro y todo el material y así lo hicimos; avanzamos mas rápido, pero hubo una ocasión en que Gilberto estuvo a punto de darse un buen Madrazo pero se quedó agarrado a un maguey ¡que por suerte estaba ahí!, seguimos así hasta que se nos acabó la primera pila para ese entonces ya habíamos colocado cerca de 18 placas eran ya las 4:30pm cuando armamos una reunión y fijamos una cuerda para hacer un rappel hasta el suelo, ya no aguantábamos  el hambre que traíamos, comimos y cenamos a la vez porque se nos hizo de noche comiendo, porque aquí obscurece a las 5:30pm ¡bueno en este tiempo! descansamos un rato y vacilamos hasta que se hicieron las 8:00 PM .Entonces les dije a todos que yo me iría a dormir arriba que quien se iba conmigo, todos callados no dijeron nada a lo que Gil dijo - yo también me voy - le dije - ¡órale pues, hay que llevar comida agua y todo lo que necesitemos para estarnos allá arriba .Eso hicimos entonces le dije - yo jumareo primero y échame la otra cuerda arriba de mi mochila, así es que sentí la mochila súper pesada pero eso no me importo yo lo que quería era estar arriba así lo hice.

Me coloqué el gri-gri y el jumar y empecé a subir, no iba a la mitad cuando ya no sentía ni mis brazos ni mis piernas y le grite a Gil que estaba cansado que iba a descansar un rato, estaba bañado en sudor, entonces Gil me dijo que le dejara la cuerda en alguna saliente y de pasada él la recogería, y así lo hice ya sin el peso de la cuerda me fui mas rápido hasta que llegué al final de la cuerda, me fijé con mi daisy  a la reunión y me senté a esperar a Gilberto, no se oía nada en lo alto que estaba; pasó mucho tiempo hasta que Gil apareció.

 Recogimos la cuerda él me cubrió hasta llegar al lugar donde íbamos a pasar la noche. Metimos dos placas nos anclamos a ellas, también fijamos las mochilas y empezamos a quitar piedritas para emparejar y así poder dormir, de hecho estábamos en una pendiente muy grande y donde estábamos, la saliente de roca apenas media 60 cm. de ancho, nos sentamos y sólo comimos tres barras energéticas cada uno. Estábamos cansados, además mis manos estaban ampolladas por la escalada y por jumarear tantos metros, me dolía todo el cuerpo, pero eso no me importaba estábamos felices por estar ahí ¡ más yo !, que ya tenia tres años queriendo estar ahí.

 Nos pusimos a platicar de todo lo que hacíamos y estuvimos viendo por mucho tiempo la luna llena tan hermosa junto con tantas estrellas, sentí una paz que jamás había sentido, sentía que si en esos momentos moría, moriría feliz por estar viendo aquel cielo tan hermoso y tan bello. Ahí es cuando agradezco a Dios el estar vivo y practicar lo que es mi fascinación la Escalada en Roca. Nos encontrábamos colgados a muchos metros del suelo atados para no caer pero ese era mi sueño, sueño que se me estaba cumpliendo, un fuerte viento helado me sacó de mis pensamientos y empezamos a sacar los sacos de dormir, atamos los sleeping a las reuniones para que no se nos fueran a caer nos metimos a ellos y sentados nos dispusimos a dormir, la realidad era otra no podíamos acomodarnos de ninguna manera y nos reímos y gritábamos como siempre que nos vemos en problemas no les ponemos atención y nos damos ánimos con reír y gritar y eso siempre nos ha funcionado.

 Medio nos sentamos y entonces atamos los pies a la daisy para detenernos y no resbalarnos estábamos platicando eran como las 12:PM digo eso porque momentos antes había visto la hora en mi celular mismo que ahí arriba no tenia señal cuando Gil empezó a roncar en esa posición tan incomoda, me dio mucha envidia, en eso estaba cuando no se cómo me dormí sin sentir, para mi fue como abrir y cerrar los ojos, volví a ver la hora en mi celular y era la 1:10 AM del día Domingo, había dormido una hora, me dolía todo el cuerpo y mis piernas no las sentía por la presión que ejercían las perneras, la verdad no podía pararme aunque mi mente estaba alerta con lo poco que dormí y al tratar de pararme  mis piernas seguían entumidas, poco a poco fueron recobrando su circulación y con ello la fuerzas.

 Gil estaba igual o peor que yo,  decidí para descansar sacarme las perneras para darle mayor circulación a mis piernas ya que las perneras de mi arnés no son ajustables, sólo me quedé con el cinturón de mi arnés, me sentí un poco mas aliviado hasta que vimos otra saliente frente a nosotros y le dije a Gil que fuera que yo lo cubriría, que viera si ahí había mejor lugar para dormir , y así lo hicimos cubrí a Gil para que él inspeccionara esa saliente y me dijo que estaba mejor que en la que estábamos, entonces con cinta tubular montó una reunión la ató de una piedra que estaba allí y nos llevamos los sleeping hasta ahí los atamos a la reunión y nos metimos en ellos, ¡ por supuesto que estábamos mas cómodos ! de perdida ahora si nos pudimos acostar, otra vez nos pasó igual nos quedamos dormidos como a las 4:00am sin darnos cuenta y despertamos como a las 5:00am que fue cuando empezó a amanecer, por cierto tuve un sueño raro, algún día se los contaré.

Entonces le dije a Gil ya era hora de seguir perforando, desayunamos una lata de sardina entre los dos, es mas utilizamos los dedos de cuchara ya que se no habíamos echado cucharas a la mochila. Así pudimos saciar algo del voraz apetito y continuamos con el armado, hablamos por radio que íbamos a continuar que los demás se vinieran hacia  nosotros a lo que nos dijeron que en un momento vendrían con nosotros, entonces Oscar subió primero, fijó la cuerda y los demás empezaron a subir hasta donde estábamos nosotros.

 Le comenté a Oscar que ya estábamos muy cansados y que no podíamos puntear esos 35 metros que nos hacían falta para llegar a la cima, porque también los  vientos estaban azotando muy fuertes y parecían que querían desprendernos de la roca. Oscar mas fresco dijo - yo me los hecho entonces le dije - adelante. Gil lo empezó a cubrir esos momentos, para mi fueron eternos ya que una caída de ese punto. significaría de menos algunos huesos rotos, hubo unos momentos en que el viento  parecía arrancar a oscar y llevárselo consigo.

 Pero él seguía aferrado a la piedra como parte de ella, Descansé un poco, cuando fijó la tercera placa entonces, le dije a Gil que el peligro mayor ya había pasado, Oscar avanzó  y se nos fue perdiendo de vista, lo vimos hasta que se paró en la mera punta y se puso a gritar como loco, entonces yo le seguí y  jumareando  me di cuenta que la cuerda estaba en un filo y se estaba cortando, ya había cortado parte de la camisa entonces le dije a Gil que se trajera un protector sí no la cuerda no iba a aguantar nada. Mientras eso sucedía yo disfruté esa gran satisfacción de estar ahí en lo alto de Picachos un sueño que se había hecho realidad. Oscar me tomó unas fotos y yo otras a él y bajé de ahí, para darles oportunidad de que los demás subieran. Todos  estaban anclados muy abajo y fueron subiendo, la verdad  sólo Omar subió  hasta el pico que es el que sabe mas de los novatos, a los demás no los dejé subir por miedo a que les fuera ocurrir algo, sólo subieron a la cima Isaac, Oscar, Gilberto Omar y yo obviamente, Héctor ni siquiera estuvo con nosotros el es el huevón del grupo mejor se quedó a dormir en el campamento.

 Ulises estaba molesto porque no lo dejé subir, y no lo dejé porque no sabe jumarear, los demás no dijeron nada, sólo les dije que para la próxima ellos lo harán y con eso se sintieron bien. Ahí se nos hizo tarde les dije que se apuraran porque si seguíamos así no íbamos a estar a la hora que quedamos con mi hermano Miguel, así lo hicimos bajamos lo mas rápido que pudimos, Oscar e Isaac se quedaron al final para recoger cuerdas y abandonar reunión. Llegamos al campamento base desayunamos, bueno yo solo traía en mi estomago media lata de sardina y ya eran las 12:10 PM del día Domingo limpiamos todo el campamento, recogimos la basura arreglamos las mochilas y nos apuramos porque no íbamos a estar a las 7:00.

Dejamos el campamento base a las 3:00pm monté un rappel donde antes ya había escalado con la mochila y uno a uno nos fuimos uniendo ya en el camino principal para regresar, les dije que estaba muy difícil la caminata que aunque fuera de bajada estaba muy cansada y que tuvieran cuidado con las caídas, para no hacerla cansada se nos oscureció a medio camino y fue entonces cuando comenzaron los problemas de las caídas, nosotros a las caídas les decimos "tubo" por la forma y poses tan extrañas que se hacen cuado esto sucede, cuando se cae alguien todos gritan ¡tubo, tubo! de esa forma mejor te da risa en lugar de coraje por tremendos golpes que te das. Además seguimos caminado sólo por inercia, ya que las fuerzas se acaban a cada momento y es cuando tu espíritu te da un ayudón y no te dejas vencer tan fácilmente, aunque hay momentos en que estas a punto de decir ¡aquí me quedo!,¡ya no aguanto! así seguimos entre caída y caída hasta que todo acaba con el avistamiento de las luces del rancho las blancas eso indica que ya estamos cerca, y ya cuando llegamos solo aventamos las mochilas atrás de la troca nos acomodamos y suspiramos.

La aventura ya había terminado estábamos rumbo  a casa, nos esperaba una buena cena y un buen baño digo esto porque  avisé  por celular que nos prepararan algo rico de cenar, en estos últimos momentos todos nos ponemos a pensar en ya no regresar a esos enormes picos que nos han enseñado tanto de la vida pero cuando pasa un poco de tiempo ya estamos preparando otra vez la próxima salida.

No les dije el nombre de la ruta la bauticé con el nombre de

 "LA ESPERANZA NUNCA MUERE" la llame así porque espere 3 años para poder escalarla el grado es  5.10a, 5.10c están invitados todos los escaladores a que vengan a probarla y vivir una aventura igual, les aseguro que no se arrepentirán.

 

 

 

 

Inicio
Te recomiendo utilizar una resolucion de 800*600.

Copyright © 2000-2002 [Asociacion de Excursionismo Montañismo y Escalada del Estado de Nayarit A.C.]. Reservados todos los derechos.
Tepic, Nayarit, Mexico .